Tecnologías de Fabricación: hacia la excelencia operacional


Hoy es día es necesario modernizar una organización, para que cada parte de la misma esté en su sitio y todos los implicados hagan el trabajo exacto en el momento preciso. Esto requiere esfuerzo y compromiso por parte de todos los miembros de la organización, sin embargo los resultados merecen la pena.

Camino del Samurai

La implantación de técnicas avanzadas de fabricación es fundamental para alcanzar el éxito. La excelencia operacional (OPEX), o excelencia operativa, tiene como consecuencia el aumento de la calidad de los bienes/servicios.

Por lo tanto, la excelencia es de vital importancia para mantener y ampliar la ventaja competitiva de una compañía en los mercados tan competitivos de hoy día, donde dominan la innovación tecnológica, el negocio electrónico, la competencia global y la externalización.

En la propia definición de excelencia operacional va implícito la alta calidad, productividad y entrega de bienes/servicios competitivos a los clientes. Por lo tando, cada día es más importante perseguir la OPEX en el actual contexto socio-económico de innovación tecnológica, tecnología de la información (IT) y competencia global.

Con un buen programa de OPEX conseguimos entregar sistemáticamente bienes/servicios a tiempo, aumentar el valor añadido de los productos y acelerar los procesos comerciales.

Debemos conseguir que la excelencia operacional sea parte integrante de la cultura de la compañía, que se convierta en parte de la estrategia de fabricación.

Programa de tecnologías de fabricación.

La complejidad de muchos de los procesos de fabricación de muchas de las empresas actuales exigen realizar trabajos de mejora continua (Kaizen) para encontrar formas de optimizar y redirigir las operaciones de la fabricación. Un buen programa de tecnologías de fabricación busca mejorar operacionalmente la fabricación.

La excelencia operacional pretende optimizar las cadenas de valor de la fabricación, la racionalización de productos para mejorar la oferta, la adaptación continua de la planta de fabricación (Gemba o Genba) y el desarrollo de recursos y técnicas de gestión más adecuados para la fabricación.

Un programa de tecnologías de fabricación se podría basar, por ejemplo, en tres pilares de competencia:

  1. Facilidad de fabricación o fabricabilidad
  2. Procesos de fabricación
  3. Tecnologías de la información (IT)

Fabricabilidad

La fabricabilidad tiene como finalidad la simplificación, estandarización y modularización de bienes fabricado. Cualquier producto debe satisfacer plenamente los requisitos de funcionalidad, rendimiento y fiabilidad impuestos por el cliente. Por lo tanto, la fabricabilidad se puede definir como la disciplina encargada de satisfacer estos requisitos en el entorno de fabricación.

Además, los productos, han de ser rentables para poder competir en el mercado. Esto se traduce en que los bienes fabricados deben cumplir un conjunto mínimo de requisitos: facilidad de fabricación, montaje, embalaje, transporte, mantenimiento y, una vez concluida la vida útil del producto, facilidad de eliminación.

En la etapa de diseño de un producto, la fabricabilidad considera todos los aspectos de la producción. Existen varios métodos y herramientas DFX (Design For X, diseño para “algo”), que soportan la fabricabilidad:

  • DFA (Design For Assembly): Diseño para el ensamblaje o montaje
  • DFM (Design For Manufacture): Diseño para fabricación
  • DFMA (Design For Manufacture and Assembly): Diseño para la fabricación y el ensamblaje
  • DFQ (Design For Quality): Diseño para la Calidad
  • DFS (Design For Service): Diseño para el servicio
  • DFD (Design For Disassembly): Diseño para el desensamblaje o desmontaje
  • DFT (Design For Testability): Diseño para las pruebas
  • DFE(Design For Environment): Diseño para el medio ambiente
  • DFG (Diseño por Green): Diseño verde o Ecodiseño
  • DFI (Design For International): Diseño para la internacionalización
  • DFO (Design For Operability): Diseño para la operabilidad
  • DFL (Design For Logistic): Diseño para la logística
  • DFE (Design For Excellence): Diseño para la excelencia

Como ya se ha dicho, el concepto de fabricabilidad tiene por objeto la simplificación, estandarización y modularización del producto. Esto hace posible una gestión proactiva de cualquier proceso de cara al cliente. También permite implantar métodos “Pull”, estos métodos se basan en la demanda JIT (Just-In-Time, justo a tiempo). Cualquier producto construido con módulos estándar se puede configurar de muchas formas, para adaptarlo a los requisitos individuales del cliente. Por lo tanto, un producto fácil de fabricar consta de uno o varios módulos estándar, se personaliza de forma descendente (downstream) y promueve prácticas favorables en su proceso de producción.

Procesos

Para conseguir que una planta sea eficiente y competitiva, la gestión de la misma ha de disponer de información precisa, oportuna y completa desde múltiples perspectivas en el momento oportuno.

Una parte esencial del proceso de producción es el flujo de materiales en cada una de las fases de la producción que se inicia con el flujo de información pertinente.

Para la correcta gestión de una planta, además del flujo de información, se debe analizar y desarrollar procesos de flujo de materiales para reducir la variabilidad en el proceso productivo (demoras, reelaboración, problemas de calidad, etc.).

La variabilidad pone en peligro la continuidad y velocidad del flujo en la cadena, tanto el flujo de información como el de materiales, y reduce el rendimiento del sistema en su conjunto.

Por consiguiente, debemos prestar especial atención en reducir y controlar la variabilidad a lo largo de todo nuestro proceso, desde que se produce el pedido hasta que se realiza la entrega, pasando por la producción, los proveedores, postventa, etc.

Los procesos de fabricación han de ser diseñados para garantizar el flujo óptimo y continuo de materiales y productos semiacabados en cada una de las fases de la fabricación y el montaje final. El flujo de productos ha de ser continuo y rápido.

Tecnología de la información:

Una vez que los procesos de producción de bienes/servicios están en marcha, de modo uniforme y a alta velocidad, llega el momento de la automatización para garantizar su funcionamiento.

El requisito previo para esta etapa de optimización es que el flujo de información sea adecuada, coherente y eficiente.

Las herramientas IT tienen como función principal apoyar los procesos de producción. Esto facilita el movimiento rápido y continuo de materiales entre las estaciones de trabajo en la planta de producción, desde el proveedor hasta el cliente final, pasando por el fabricante.

Conclusiones

Desde una perspectiva más amplia, el desarrollo de estrategias de tecnologías de fabricación se realiza para optimizar las cadenas de valor y mejorar la flexibilidad de la fabricación.

Los tres enfoques descritos anteriormente consiguen tener bajo control el proceso de fabricación. Además nos permite centrarnos en la cadena de suministro y en la logística de la entrega del producto final al cliente.

Una solución global de fabricación tiene en cuenta los tres procesos: fabricabilidad, procesos de fabricación y tecnologías de la información. Además asegura el funcionamiento armónico de los mismos, no trabajando más de lo debido, sino trabajando más eficiente e inteligentemente.

Al alcanzar la excelencia operacional en nuestra organización implica que las pérdidas y la ineficiencia se reducen, la calidad y la satisfacción del cliente mejoran, la información fluye de forma más clara, de modo que es más fácil identificar las posibles perturbaciones antes de que ocurran y reaccionar de forma proactiva.

Fuente:

Excelencia operacional Programa de Tecnologías de Fabricación: hacia la excelencia operacional; Revista ABB 1/2006

3 comentarios en “Tecnologías de Fabricación: hacia la excelencia operacional

Deja un comentario