Dark Data: El trastero del BigData (I)

¿Qué hacemos con nuestros datos? ¿Los guardamos o los dejamos ir? ¿Guardamos nuestros datos en cajones desastres o los ordenamos para utilizarlos más tarde? ¿Qué es el «Dark Data»?

No podemos negar que vivimos en una era en la que los datos cobran cada vez más valor, pero lo cierto es que el buen manejo de los mismos es la clave del éxito.

Las tecnologías de la información y comunicación (TIC) han facilitado el nuevo paradigma de la Industria 4.0, donde los datos forman la columna vertebral de la cuarta revolución industrial.

Introducción

Hace relativamente poco tiempo los datos que eran inaccesibles e inutilizables, sin embargo ahora pueden gestionarse como parte de los procesos habituales de cualquier departamento de cualquier planta de producción, taller o empresa.

Hemos pasado de la «recolección» hacia una necesidad mucho mayor y más compleja, saber gestionarlos y entenderlos para tomar decisiones más ágiles y eficaces que repercutan en los beneficios de la empresa/organización.

Con la gran cantidad de datos que generamos continuamente en nuestras fábricas, un gran número de empresas no los gestiona, es más, no hacen nada.

El «Dark Data«, o Datos Oscuros, es un concepto que evoluciona con el tiempo y hace referencia a los datos que metemos en «el fondo del cajón». Los Datos Oscuros se encuentran en archivos de registro, en albaranes, en hojas de datos, etc.

Datos Oscuros

Es por ello que se constata la creciente evolución de la demanda de conocimiento junto a una imparable transformación tecnológica en las TIC, los datos considerados «Dark» se incrementan más velozmente que la capacidad de descifrarlos. Además de los profesionales para sacar a la luz este tipo de datos.

El «Dark Data».

La consultora Gartner define los Datos Oscuros como «activos de información que las organizaciones recopilan, procesan y almacenan durante las actividades comerciales normales, pero generalmente no se utilizan para otros fines (por ejemplo, análisis, relaciones comerciales y monetización directa). Similar a la materia oscura en la física, los Datos Oscuros a menudo comprenden el universo de activos de información de la mayoría de las organizaciones. Por lo tanto, las organizaciones a menudo retienen Datos Oscuros solo para fines de cumplimiento. El almacenamiento y la seguridad de los datos generalmente conllevan más gastos (y, en ocasiones, un mayor riesgo) que el valor«.

El «Dark Data» comprende un tipo de datos que no se encuentran estructurados, ni etiquetados y totalmente desaprovechados. Este tipo de datos los encontramos en bases de datos (por llamarlas de alguna manera) y no han sido analizados o gestionados. Son parecidos al «Big Data«, pero con la diferencia de que en su mayoría, los administradores de negocio y de IT ignoran el valor que tienen.

Oportunidades perdidas

Si no gestionamos los Datos Oscuros puede que estemos incurriendo en estar perdiendo oportunidades claves para el buen desarrollo de nuestro negocio. Al fin y al cabo la digitalización en la Industria 4.0 nos está llevando a la «servitización».

Datos Oscuros

No todo es malo. Los Datos Oscuros pueden desempolvar­se y convertirse en una fuente valiosa de información para el negocio, pa­ra la empresa.

Y por oscuros no entendemos escasos ni poco relevantes, ya que su volu­men es enorme; según la consultora IDC hasta el 70-80% de BigData son «Dark Data», un porcen­taje muy alto si pensamos en su potencial utilidad.

Es por ello que debemos tomar conciencia de la importancia que tienen nuestros «Dark Data». Conocer nuestros Datos Oscuros, estudiar una estrategia eficaz para gestionarlos y sacar lo mejor partido de ellos se convierte de vital importancia en este mundo VUCA.

Y es que no es algo que podamos ignorar, muchas veces es algo que ni siquiera somos conscientes que estamos renunciando.

Tener información sobre el «Dark Data» de la organización ha comenzado a ser importante. Los datos ocuros ha comenzado su escalada hacia el «top of mind» dentro de las corporaciones y en todos los sectores.

Big Dark Data

Cada día es mayor la acumulación de datos estructurados, no estructurados y semiestructurados en organizaciones, motivado cada vez más, a través de la adopción de aplicaciones de Big Data.

La cara oscura del Big Data son los Datos Oscuros, que llegan para denotar datos operativos que se dejan sin analizar.

Tales datos son una oportunidad económica para las empresas, siempre y cuando se puedan aprovechar para obtener nuevos ingresos o reducir costes internos.

Un ejemplo de «Dark Data», que suele quedarse en la oscuridad, son los archivos de registro en los servidores que pueden ofrecer información sobre el comportamiento de los visitantes de sitios web.

Otros ejemplos pueden ser registros de detalles de llamadas de clientes y datos de geolocalización móvil que pueden revelar los patrones de tráfico que contribuirían a la planificación empresarial.

El «Dark Data», de igual forma, se encuentran en los datos a los que ya no se puede acceder porque se han almacenado en dispositivos que se han quedado obsoletos.

Clasificación del «Dark Data»

  1. Los datos que no se están recopilando actualmente.
  2. Datos que se están recopilando, pero a los que resulta difícil acceder en el momento y lugar correctos.
  3. Datos que se están recopilando y están disponibles, pero que aún no se han gestionado o no se han aplicado completamente.

El «Dark Data» también se conocen como «datos polvorientos.

Oportunidades del «Dark Data».

Es evidente que los Datos Oscuros serían todos los objetos y tipos de datos que tienen potencial para ser analizados en cualquier negocio.

Estos datos podrían proporcionar inteligencia competitiva o ayudar para tomar decisiones empresariales dentro del paradigma Industria 4.0.

Normalmente, estos el «Dark Data» es difícil de analizar y se almacena en lugares que resulta complicado recuperarlos para su tratamiento. También suelen ser datos que la empresa aún no haya aprovechado, o datos que sean externos a la organización, como datos almacenados por socios, proveedores o clientes.
Por estos motivos, el tratamiento de toda esta información puede ser caro.

Datos Oscuros Vs Materia oscura

El «Dark Data», a diferencia de la materia oscura, puede sacarse a la luz. La buena noticia es que podemos hacer uso de los Datos Oscuros, al igual que obtener rendimiento potencial de los mismos.

Debemos realizar un cambio en la perspectiva sobre la usabilidad de los datos, a través de un análisis coste-beneficio, para eliminar la complejidad que rodeaba a los que antes fueran misteriosos «Datos Oscuros».

Fuentes

Entender el Dark Data
Dark Data
GDPR
Dark Data en los Contact Center

Manufacturing Technology Program

Deja tu opinión

Si te ha resultado útil el artículo. O crees que el contenido es de valor. Si tienes alguna sugerencia u opinión… Te agradezco que dejes un comentario o te pongas en contacto conmigo. De esta forma entre todos iremos mejorando un poco más cada día. Cultiva una cultura Kaizen. Gracias
Contacto

¿Por qué compartir este contenido?

Desde mi punto de vista, compartir conocimiento significa entender la vida desde un punto de vista proactivo. Debido a que nuestro conocimiento está estrechamente ligado a nuestra identidad.

Quizás a veces te hayas preguntado por qué compartir contenido.

Knowledge Transfer

Hoy, más que nunca, compartir es tremendamente sencillo, fácil y accesible. Compartir nos hace sentir generosos y desinteresados, Nos convierte en una fuente emisora de contenido de valor.

Está genial aprovechar conocimiento de los demás, pero ¿no es genial invertir eso y aportar el tuyo también?

Desde aquí me gustaría pedirte que compartas este artículo. Me ayudarás a difundir mis ideas y a hacer mi aportación al mundo un poco más grande.

Deja un comentario